Las averías más comunes en móviles y smartphones

Los dispositivos móviles son elementos complejos, mezcla de hardware y software, que están sujetos a frecuentes deterioros. A continuación ofrecemos una relación de las averías más comunes en móviles y smartphones.

Se me ha caído el móvil

¿A quién no se le ha caído el móvil alguna vez? La manipulación constante a la que sometemos a nuestros teléfonos móviles hace que, en un descuido, éste vaya al suelo. Aunque los fabricantes generalmente suelen utilizar materiales bastante resistentes a los impactos, la forma en la que el dispositivo “aterrice” puede provocar roturas importantes. La más frecuente es la rotura de la pantalla y/o del táctil. La reparación de este tipo de averías en el móvil no suele comportar excesivos problemas. Dependiendo del modelo, unas veces es posible reemplazar la pantalla o el táctil del móvil de forma separada. Otras veces se hace indispensable sustituir el conjunto en bloque. El uso de fundas de protección evita, en gran medida, estas averías.

Agua en el móvil

Averías más frecuentes en móviles y smartphonesEs una de las averías más frecuentes en verano. Además de una imprevisible caída del móvil al agua, el contacto del dispositivo con ropa mojada (por ejemplo, bañadores) o, simplemente, con el sudor de la cara al ser utilizado, puede producir la introducción de agua en la circuitería interior.

El tipo de líquido que penetre también condiciona la tipología de las averías. Aguas con alto contenido en sales, como el agua de mar o el sudor corporal, son buenos conductores eléctricos, por lo que pueden producir cortocircuitos en la placa, la batería o en otros componentes electrónicos del teléfono. Si es agua dulce, la avería puede ser más fácil de solventar. En estas circunstancias hay que actuar rápidamente, primero apagando el móvil inmediatamente y, a continuación, separando todos los componentes que se puedan extraer (carcasa, batería, tarjeta SIM, tarjeta de datos, accesorios conectados, etc). Luego debe dirigirse sin demora a un centro de reparaciones donde puedan limpiar y secar su teléfono con algunas de las técnicas más adecuadas.

Durante el verano o si se trabaja en entornos donde el teléfono pudiera estar sujeto a salpicaduras es conveniente utilizar fundas estancas que eviten estos problemas.

El conector de carga

El conector de carga del móvil es una de las partes del teléfono que más sufre debido a las continuas conexiones y desconexiones del cable de carga. Ya sea mini o micro USB, o un conector clásico, cada uno o dos días, debemos de conectar nuestro móvil a una fuente de alimentación para recargar su batería.

Este procedimiento va creando holguras o desplazamientos de las patillas del conector hasta que llega el momento que no hace buen contacto y el teléfono deja de cargar.

El servicio técnico podrá reparar el móvil retirando el conector de carga dañado y sustituyéndolo por uno nuevo.

La batería

Las baterías de los dispositivos móviles han mejorado mucho en los últimos años. No obstante, no todas tienen la misma calidad ni duración. Normalmente, cada 2 o 3 años se debe sustituir la batería por una nueva.

Las baterías son elementos electroquímicos delicados que almacenan y suministran energía a base de reacciones químicas que se producen en su interior. Estas reacciones son exotérmicas, es decir, producen calor y este calor se traslada al resto de componentes del teléfono móvil. Si el calor es excesivo, puede llegar a deteriorar los componentes cercanos e, incluso, existe riesgo de explosión de la propia batería.

En ocasiones, el encapsulado de la batería se deteriora y la batería libera algunos de los compuestos químicos que contiene. Estos compuestos son altamente corrosivos y deteriorarán aquellos componentes con los que entren en contacto.

La batería es un elemento que se debe mantener en perfectas condiciones. Si tiene dudas acerca del estado de su batería, llévela a un servicio técnico o reemplacela por una nueva de buena calidad.

Fallos de software

Los teléfonos móviles incorporan sistemas operativos cada vez más complejos. Estos sistemas operativos controlan el funcionamiento de móviles, a su vez, cada día con más capacidades y funciones. Los distintos fabricantes ofrecen actualizaciones de estos sistemas operativos para corregir defectos de versiones anteriores e incorporar nuevas funcionalidades. El proceso de actualización del sistema operativo es un procedimiento delicado y que debe hacerse siguiendo las indicaciones del fabricante al pie de la letra. Los fallos en las actualizaciones del sistema operativo pueden llevar al bloqueo del teléfono.

Por otra parte, ¿qué sería de nuestro smartphone sin las aplicaciones? Las aplicaciones amplían las funcionalidades de nuestro teléfono. Sin embargo, muchas de ellas no están programadas con el nivel de calidad necesario y pueden producir interferencias con el sistema operativo, componentes internos del teléfono móvil o con otras aplicaciones. En este sentido, debe de considerar la calidad del desarrollador de la aplicación y las opiniones de los usuarios antes de instalar una aplicación.

 

1 comentario

Nuria dice:

Responder
29 enero, 2017 a las 21:03

Hola. Se me ha caído mi Samsung galaxy j3 golf. Pantalla rajada, funciona perfectamente. Que me costará arreglarlo? ? Gracias

Deja tu comentario

Fields with * are required